Pandemia en los tiempos de la derecha con bilis

La epidemia del coronavirus ha puesto de manifiesto algo que ni siquiera imaginábamos los más derrotistas sobre la actitud de la derecha española: es para ellos más importante que el gobierno de España no sea de izquierdas a seguir viviendo.

Es decir, hay un virus de lo más cabrón matando a cientos de personas diariamente y encuentras que tanto los periódicos de la derecha (El Mundo, ABC, La Razón) como los derechistas individualmente vía twitter, facebook o whatsapp están más ocupados en echar abajo el gobierno que en unirnos todos puesto que nadie, desde Ortega Smith a Óscar Reina, secretario general del sindicato SAT (qué apellido para alguien del SAT), quiere morir o que mueran las personas que quiere. De hecho, quiero pensar que la mayoría deseamos que pare de morir gente ahora mismo y que esta pesadilla desaparezca. Quiero entender que ese es objetivo común. Volver a retomar nuestras vidas. Disfrutar nuestras calles. Amar a quienes amábamos.  

Es por ello que me parece sorprendente ver que twitter está lleno cada día de hashtags como #SanchezDimisionYa #PodemosPandemia #VicePandemias y todo el aluvión de bilis que cada día reparte esta cohorte de trifáchicos (es muy sorprendente viendo twitter que la izquierda ganara las elecciones dos veces seguidas) para debilitar al gobierno que va a salvarles el culo o a condenarles a la muerte o a la ruina económica o social.

Me parece evidente que el gobierno de España se equivocó. Nadie a estas alturas puede defender que Pedro Sánchez y sus asesores científicos acertaron sobre la mejor manera de encarar este virus que nos había dado semanas para pensar. Ni el gobierno de España ni ningún otro gobierno europeo movió un dedo cuando estaban muriendo cientos de chinos. Ni siquiera cuando estaban muriendo decenas de italianos. Todo era felicidad y alegría y escucha a ese virólogo de prestigio llamado Lorenzo Milá que te va a dar varias lecciones sobre la vida y los virus y los alarmistas y no escuches a Iker Jiménez que ve fantasmas y mira, mira, que Fernando Simón dice que está todo bajo control y que no hay problema alguno en España. Total, es un gripe o incluso menos, que la gripe mata más. Claro.

Es evidente que habrá que reflexionar sobre varios temas cuando esta pesadilla haya pasado (si es que pasa y ya veremos cómo pasa), pero cenutrios y zoquetes de la derecha española, muy española, ¿por qué es tan difícil de entender para vosotros que debilitar al gobierno en momentos de vida o muerte no es la mejor manera de encarar este virus?

Os guste o no, tenemos algo en común: somos humanos y este virus nos mata o mata a quienes queremos. No distingue entre izquierdas o derechas. ¿No os vale la pena que luchemos todos juntos contra el virus? ¿No sois capaces de esperar un tiempo para exponer vuestras reivindicaciones y para luchar contra los contubernios socialcomunistas que tanto odiáis?

Por último: el gobierno de España socialcomunista, comeniños, traidor, felón, antiespañol y proetarra no hizo nada hasta que pasó el 8M. Cierto. Error. Pero el mismo puñetero error que el que haya podido cometer el de Francia, Portugal o Alemania. El mismo o menos, porque incluso tomó medidas drásticas antes que esos países.

A ver si os entra en vuestra mollera derechista: estamos juntos en esto. No queremos que muera nadie más. Queremos volver a vivir. Este virus lo paramos unidos.

Pedro Sánchez no tiene vergüenza ni para pegar un sello

Pedro Sánchez no podría dormir con ministros de Podemos en el gobierno. Igualito que Santi Abascal. Son personas que se preocupan por España y que saben qué es lo mejor para este país en cada momento.

Entiendo que Santi es un ultraderechista y antiizquierdista de toda la vida que se ha ganado con tesón, esfuerzo, dedicación y capacidad tales honores. Pero hasta estos meses, entendía que Pedro Sánchez Castejón y el PSOE se consideraban de izquierdas. Él, un hombre de izquierdas; el partido, un partido de izquierdas. Yo lo dudo desde que tengo uso de razón política. Ya en aquel entonces veía a Barrionuevo, Vera, Corcuera o Rodríguez de la Borbolla y aquello podía ser cualquier cosa menos gente de izquierdas. Pero bueno, ellos se consideraban así como antítesis a la derecha representada por el Partido Popular y, ciertamente, alguna diferencia podía haber entre algunos miembros del PSOE como Ernest Lluch, Pedro Zerolo o Cristina Narbona y gente como José María Aznar, Mayor Oreja, Álvarez Cascos y el propio Santi Abascal, que hasta hace dos telediarios había vivido toda la vida de ser del PP.

Pero hete aquí que llega abril de 2019 y gana la izquierda española las elecciones generales. Gana el PSOE con 123 diputados, lo cual era un resultado ridículo hasta hace nada para el PSOE, pero que dada esta nueva situación pluripartita en territorio nacional, no está nada mal. Con los diputados de Unidas Podemos y algún partido nacionalista más se puede formar gobierno. El PP se ha hundido miserablemente con 66 ridículos escaños. Ciudadanos no ha sido capaz de abanderar la oposición liberal haciendo el sorpasso al PP aunque se ha quedado cerca. VOX ha obtenido un gran resultado para ser un partido de nuevo cuño, pero por debajo de lo que ellos y a quienes nos provocan náuseas preveíamos.

En fin, todo es felicidad aquella noche primaveral hasta que se oye “con Rivera no” frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz. Pedro mira con desconfianza, como pensando si no le estarán diciendo que con Podemos sí. Esos rojos piojosos sarnosos comeniños incultos y corruptos. Cómo va a pactar con ellos. No podría dormir si lo hiciera. Esta plebe de ahí abajo no entiende que para que un país funcione ha de ser la derecha la que lo dirija. Maldita sea, qué gente más ignorante. Eso del socialismo ya queda atrás. Ya no tiene sentido. Necesitamos gestores. Necesitamos que la banca esté contenta. Necesitamos que las multinacionales estén contentas. No podemos pensar que es buena idea trasladar a un gobierno lo que hayan dictado las urnas. Las urnas no gobiernan un país. Gente como yo lo hace.

Hagamos aquí un alto. ¿Por qué es Pedro Sánchez Castejón presidente en funciones del gobierno de España mientras está ahí sonriendo en el balcón con cara de lelo? ¿Ganó unas elecciones? No. No ganó. Consiguió el peor resultado de la historia del PSOE con 85 diputados. 85 ridículos y patéticos diputados (me refiero al número, luego ya habría que mirar cada caso individual para dar un empaque fundamentado a esos juicios de valor). ¿Entonces? Pues entonces sucede que salió la sentencia de la Gürtel en la que quedaba bastante claro que el PP era un partido corrompido hasta los cimientos. Precisamente, hasta los cimientos de su sede en calle Génova que también se benefició en su estructura e interiores del amor del peperío por el dinero en sobres a cambio de favores políticos. Salió la sentencia de la Gürtel y Podemos puso de acuerdo a todos los partidos que debía poner para hacer presidente a Pedro Sánchez que era, en realidad, quitar de presidente a Mariano Rajoy al que le importaba tres pitos lo que era una realidad palmaria respecto a la corrupción en su partido y no pensaba dimitir ni aunque le hubieran pillado en un barco con la espalda llena de crema de protección solar con un narco. Ah, no, perdón. Eso es otra película. Ese era la solución del PP al problema de la corrupción. Feijoo. Vale.

Entonces para entendernos: ¿era y es presidente en funciones del gobierno Pedro Sánchez gracias a Podemos? Totalmente. ¿Me estás diciendo entonces que esos zarrapastrosos cuya ministrabilidad no dejaría dormir a Pedro fueron quienes le hicieron presidente? Exacto.

Llego por tanto a una conclusión muy clara: Pedro Sánchez y su PSOE no tienen vergüenza. Ni para pegar un sello. Si después de estar décadas diciendo que son un partido de izquierdas se niegan a gobernar junto a otro partido de izquierdas; si trata como basura a quienes le hicieron presidente; si dice que no podría dormir con un ministro de Podemos cuando él fichó a varios indocumentados como ministros, alguno de los cuales duraron días en el cargo… Si dejó pasar meses sin negociar y cuando lo hizo fue desde una postura de superioridad y de desprecio hacia quien te tendía la mano Y LE HABÍA HECHO PRESIDENTE, concluyo, pues, que Pedro no tiene vergüenza ni debería ser nunca más presidente del gobierno de España. Pero lo será. Lo será junto a Ciudadanos, que es lo que él siempre quiso. Y yo no me callaré nunca más cuando alguien que diga ser del PSOE hable de “nosotros los de izquierdas” o “los de derechas”.

No, bonita, no, que diría Carmen Calvini, que esa es otra con capítulo aparte.

Vosotros, de izquierdas, un mojón de pato.

PD: Ya el PSOE decepcionaba y traicionaba a mediados de los 80…

Imagen destacada:

“Assemblea Oberta amb Pedro Sánchez” by pscbarcelona is licensed under CC BY 2.

Imagen banquero: geralt en Pixabay

Carmen Calvini: verano de mentiras y manipulaciones

A medida que ha pasado el tiempo y hemos visto la verdadera cara de Carmen Calvo nos hemos escandalizado en esta parte zurda del mundo.  Y lo hemos hecho porque Carmen Calvo, o más bien, Carmen Calvini, se ha destapado como una persona manipuladora, mentirosa, maquiavélica y desagradable, cuando no cruel.  Ha nacido hoy el mote de Calvini en twitter por su similitud con Matteo Salvini, ambos tan preocupados por hundir al Open Arms o, más, bien, las ganas de seguir salvando vidas de esos héroes y heroínas que se la juegan para rescatar personas del mar mientras todo un presidente del gobierno como Pedro Sánchez se sujeta el escroto frente a la siempre bella Sanlúcar de Barrameda. Derecho a vacaciones tiene, como todos. Pero no derecho a dejarnos como presidenta en refunciones a alguien como Calvini.

Calvini lleva unos meses pletóricos.

No hace tanto, andaba en un mesa de negociaciones haciendo el trabajo sucio de Pedro y dinamitando cualquier posibilidad de acuerdo con Unidas Podemos, en lo que llamó este alter ego mío La táctica del poli malo, poli mala ( https://betetablog.com/2019/08/09/poli-malo-y-poli-mala-la-nueva-tactica-de-negociacion-del-psoe/ )

No sólo se dedicó a mentir diciendo que UP quería todo el gobierno (cuando le ofrecían gestionar el puñetero 3% del Presupuesto, el puto 3% y ella iba diciendo que quería todo el gobierno!!) sino que se dedicó también a filtrar documentos a la prensa cambiando el título de propuestas a exigencias en un burdo juego que en cualquier país civilizado le habría costado el puesto en el gobierno y en su partido.

Como se dio cuenta de que estaba trascendiendo la calaña humana que presenta a este mundo o, más bien, a esta parte del mundo, tuvo a bien la señora comentar en un curso de verano de una universidad que eso de la libertad de expresión habrá que limitarlo, apuntando a las fake news, supuestamente, pero sabiendo todos lo que usamos twitter que se estaba refiriendo a que ya estaba bien de hablar mal de ella porque en esos días se le estaba dando, como dice una amiga mía, fuerte y flojo.

Previamente a ello, había despachado a las políticas conservadoras que decían que ellas eran chupifeministas también o que habían ayudado al progreso de los derechos de las mujeres con un “no, bonita, no” diciendo que no cualquiera podría atribuirse los logros del feminismo, cosa en la que le doy la razón y se la quito a los pocos segundos cuando quiso decir que esos logros eran de su socialismo. Un mojón pa ti, bonita. Miles de mujeres a la izquierda del PSOE se curraron la primera huelga del 8M y no sólo eso, que es lo más visible, sino todo un trabajo diario de concienciación y de política de lo cercano sin la cual habría sido imposible un 8M. Un mojón pa ti, bonita, es eso obra de tu socialismo de pegatina.

“Huelga Feminista 8M 2018” by gaelx is licensed under CC BY-SA 2.0 

Entonces, ya traicionada la izquierda y ya todos los que cojeamos de la zurda sabiendo que Calvini y su Pedro estaban por Albert y que lo que verdaderamente quieren es un gobierno con Ciudadanos (partido ultraliberal y ultranacionalista, como lo ha estado demostrando en los últimos años) cuando llega el Open Arms frente a las costas de Lampedusa.

En un ejercicio de vergonzosa ignorancia y tortícolis ética, el gobierno español mira para otro lado porque “eso es cosa de Italia” aunque se trata de un barco español lleno de náufragos al que el gobierno italiano capitaneado por Matteo Salvini (da igual que sea el Ministro del Interior, ahí el que manda es él gracias al caballo de Troya del fascismo que es el Movimento 5 Stelle, gobierno por cierto ya dilapidado) le impide atracar en puerto seguro como manda la lógica, las leyes internacionales del mar y la decencia.  Días y días esos inmigrantes dentro del barco sin poder desembarcar.

Entonces Calvini, que había ido a la Feria de Málaga a echar un Cartojal y unos bailoteos (recordemos que ella es la vicepresidenta y que el presidente estaba de vacaciones en Doñana), dice desde la calle Larios que bueno, que qué queremos que hagan, que eso es un tema de Italia y bla bla bla. No pasaron dos días desde eso cuando Pedro encendió su móvil en el Palacio de las Marismillas y pensó “bueno, ya casi tres semanas de esa gente ahí, va a haber que hacer algo. Que vayan para Algeciras”.  ¿Que no pueden llegar a Algeciras? Que vayan para Baleares. ¿Que tampoco podéis? Os mandamos un barco de la Armada para recoger a los inmigrantes. Todo eso vía twitter, al más puro estilo Trump. Pero ya era jodidamente tarde, Pedro. 150 langostinos tarde. Exquisitos en Sanlúcar, por cierto.

Calvini estaría de resaca, que en la Feria de Málaga sabe uno como llega, pero nunca se sabe cómo se sale. Cuando se pone ya a currar a full, recuperada y tal, dice que el Open Arms tenía permiso de Malta para desembarcar, pero se negaron. Malta no dice ni mu y la gente de Open Arms dicen que es mentira. Nótese que trabajar a full para Calvini es mentir como si no hubiera un mañana.

Hoy, se va a la SER y empieza con su ametralladora de repetición de mentiras y manipulaciones. A saber:

compara el Movimiento 5 Stelle con Podemos. Es decir, el movimiento que gana las elecciones y forma gobierno con el fascismo italiano comparado con un partido de Izquierdas y antifascista.

dice que ya no se puede formar gobierno con Unidas Podemos porque “el tiempo no pasa en balde”. ¿Qué carajo significa eso exactamente si han pasado tres puñeteras semanas desde que no se llegó a un acuerdo?

dice que el Open Arms no tiene permiso para rescatar a personas. ¿Desde cuándo se necesita permiso para salvarle la vida a alguien que va a morir si tú no lo haces?

dice – o filtra, ya no lo sé- que el Open Arms podría ser sancionado hasta con 900000 euros.

Y no sé si me dejo algo. Esta es Carmen Calvo. Carmen No Bonita No Calvo. O Carmen Calvini. Si todo lo expuesto no es para que se vaya del gobierno ipso facto, Unidas Podemos debería proponer entre sus PROPUESTAS el veto a Carmen Calvo en el gobierno. Que se vaya a donde la quieran que es, exclusivamente, en las sedes del PSOE, ese partido que sigue gritando que es de izquierdas mientras babea por un acuerdo con el partido de Albert Rivera e Inés Arrimadas.

¿De izquierdas el PSOE? Un mojón pa vosotros.

PD: imagen destacada sacada de Creative Commons “Manifestación antidesahucios” by Barcex is licensed under CC BY-SA 2.0