La traición del PSOE

Otra vez el PSOE ha traicionado a la izquierda. Lo empezó a hacer en Suresnes cuando Felipe González se escandalizó porque el partido en el que había ingresado años antes fuera marxista, que es básicamente por lo que se llama, aún hoy, socialista.

En 1982, el PSOE arrasa en las elecciones generales. Catorce años estuvieron al frente del país en los que se pueden observar algunas luces y sombras terribles como el GAL, la corrupción y dos huelgas generales de masivo seguimiento por torcer ya a finales de los 80 todo lo que podía considerarse de izquierdas de aquel PSOE.

Desde 1996, cuando el PP gana las elecciones por muy pocos votos, el PSOE sólo ha tenido un presidente de gobierno salido directamente de unas elecciones generales, José Luis Rodríguez Zapatero.

En 2018, el PSOE volvió a tener un presidente del gobierno, Pedro Sánchez Castejón. Fue así porque tras la sentencia del Caso Gürtel en el que se demuestra la profundidad de la corrupción dentro del Partido Popular, Unidas Podemos (entonces Unidos Podemos si no recuerdo mal) maniobró con el resto de partidos que podían apoyar una moción de censura para que Pedro Sánchez fuera presidente.

No parece que Pedro Sánchez hiciera nada para ser presidente salvo dejar que Unidos Podemos negociara con una multitud de partidos y fuerzas para que votaran a favor de Pedro Sánchez -cuyo partido contaba con la pírrica cantidad de 85 escaños- en la moción de censura, tal como finalmente ocurrió.

Un año después, en las elecciones generales, el PSOE de Pedro Sánchez consigue 123 escaños por los 42 de Unidas Podemos. Los titulares son que la izquierda ha ganado las elecciones y los correligionarios del PSOE le gritan a Sánchez “con Rivera no”, que era evidentemente un con “Unidas Podemos sí” porque por mucho que estuvieran disfrutando la victoria, podían entender que con 123 diputados no se es presidente a menos que cuentes con otros partidos con cierta representación parlamentaria.

Lo primero que hace Sánchez es anunciar que hasta después de las elecciones municipales y de algunas comunidades autónomas de mayo no se iba a negociar nada. ¿Por qué? ¿Qué razón lógica había para ello si pasara lo que pasara en esas elecciones el PSOE seguía con 123 escaños? Todo el mundo pareció ver eso muy lógico y normal. Pero lo que estaba pasando es que se estaba perdiendo tiempo. En cualquier caso, desde las elecciones municipales y autonómicas de finales de mayo hasta la sesión de investidura aun quedaban casi dos meses. Tiempo suficiente para negociar tranquilamente los apoyos que ERC y Bildu estaban vendiendo baratos y el PNV no lo ponía mucho más caro. Sólo quedaba Unidas Podemos. Con el sí de Unidas Podemos, Pedro Sánchez sería presidente, esta vez después de ganar unas elecciones, y en principio, habría cuatro años de un gobierno progresista en España, apartando, además, la posibilidad de que la extrema derecha de VOX y el extremo centro de Ciudadanos gobernara con la derecha del PP.

Entonces, después de meses y meses sin pedir un solo apoyo, el PSOE parece acordarse de que necesita a Unidas Podemos y les llama para negociar. Faltaban ya días para la investidura.

Lo primero que hace el PSOE para “seducir” a Unidas Podemos es decirle que su líder no va a ser ministro ni vicepresidente. Que no lo quieren en el Consejo de Ministros. Eso es lo primero que hacen. Pablo Iglesias, que parecía encantado de ser vicepresidente o, en su defecto, ministro, se echa a un lado cuando ve que él es el señalado como el problema.

Una vez apartado Pablo Iglesias, el PSOE propone a Unidas Podemos una serie de competencias y ministerios que suponen el 3% del presupuesto del Estado Español. Recordemos que los votos de Unidas Podemos son 3,7 millones y los del PSOE 7,5 millones. Mis cuentas son que se trata de algo menos de la mitad de los votos y un tercio de los escaños. No es exactamente que Unidas Podemos tuviera seis diputados para llegar a una mayoría con una amplísima victoria del PSOE. Por no decir, que Unidas Podemos arrastra otros votos (ERC, Compromís…) que son esenciales para llegar a los 176 diputados.

Luego, el desastre. Carmen Calvo tratando a Unidas Podemos como lo que estoy convencido que fue siempre su intención: démosles a los niñatos unas cuantas chucherías y que dejen a los respetables adultos como yo ocuparse del país.

Pues bien, “los niñatos” no se conformaron con ser tratados como estúpidos y pidieron competencias para cambiar las cosas. Cuando Carmen Calvo y su jefe se dieron cuenta de que su estrategia de ir de listos, sobrados y arrogantes no funcionaba fue demasiado tarde para cambiar porque las dos sesiones de investidura se echaron encima. Todo por no empezar a negociar dos meses antes. Todo por pura arrogancia y pura traición a la idea de un gobierno de izquierda pues no hay que olvidar que Pedro Sánchez llevaba semanas casi suplicando a Albert Rivera que le apoyara “para no tener que apoyarse en fuerzas independentistas”, aunque lo que de verdad quería decir era “para no tener que apoyarme en esos rojos de Unidas Podemos”.

Y ahora lo mejor: el PSOE considera caducada su oferta de gobierno de coalición (recordemos que estuvo semanas antes de sentarse a negociar negando que ese gobierno de coalición pudiera existir) para septiembre. Ya no está esa oferta sobre la mesa. ¿Por qué? ¿Tenía mahonesa la oferta y ya se ha puesto mala? ¿Qué razón lógica hay para que lo que vale a finales de julio no vale a principios de septiembre?

La razón es muy sencilla. El PSOE no quiere gobernar con la izquierda aunque ésta solo dirija ministerios menores. Quiere ser apoyado por Ciudadanos para hacer un gobierno neoliberal o, en su defecto, ir a elecciones en noviembre convencidos de que ganaran. Y seguramente lo hagan. ¿Pero obtendrán mayoría absoluta o una mayoría para gobernar junto al Partido de Revilla? Porque no hay nadie más que le apoye. Ese ha sido su “triunfo”. Ir a una investidura con un solo voto a favor de alguien que no sea del PSOE. Vergüenza debería darles, pero vergüenza no tienen.

Como dijo Krahe, ni es socialista ni es obrero. Español solamente.

La negociación de Ken y Amado Líder

Se han hecho muchas reflexiones sobre las negociaciones de PSOE y Unidas Podemos para llegar a un acuerdo para la investidura de Pedro Ken Sánchez. Aquí va otra:

Está siendo muy patético.

Los unos tratan a los otros como perroflautas cuyos millones de votos son válidos para hacer presidente a Ken, pero no les quieren ni a medio metro de las moquetas más nobles. ¿Ministro un melenudo podemita? Ni de puta casualidad. Jamás nos lo permitirían nuestros amos Aliertas, Botín Jr, Florentinos, etc. Un respeto por los generadores de riqueza de este país. Por todos es sabido que lo hacen como una obra de caridad.

Por otra parte, los otros mendigando una poltrona a quien no te quiere a su lado. No me extrañaría que Amado Líder, que se está convirtiendo en un nepotista que va a dejar mamando al PP gallego, estuviera pidiendo un ministerio para él y otro para su señora, pues es el sueldo de un ministro un camino corto para pagar el chaletazo (ya no te digo dos ministros compartiendo techo) y porque su ego no conoce límites. Su reflexión será: “si yo he montado Podemos (en realidad, él le llamaría Puedo), ¿cómo voy a dejar esta oportunidad para ser ministro?”

Yo creí en Amado Líder por un rato de cuatro años. No le voté aquella vez que dieron el zarpazo en las Europeas. Preferí al Partido X y ni siquiera sabía quién era Pablo Iglesias porque no había visto ninguno de los programas de televisión en los que había aparecido. Pero vi que Teresa Rodríguez había salido elegida y por cosas de la vida, y sin conocerla personalmente, la había oído hablar en un espacio más o menos privado y me había impresionado su inteligencia y su sencillez. Ahora su inteligencia no me impresiona tanto, pero ese es otro tema. El que no es otro tema es comprender cómo Pablo Iglesias, Pablo Echenique y Juan Carlos Monedero torpedearon a Podemos Andalucía y a Teresa Rodríguez de la manera más nauseabunda posible; de un modo que yo también estaba en ese momento sufriendo en mis carnes en otros menesteres. Me dio tanto asco que decidí dejar de votar a Podemos aun yendo con Izquierda Unida, cuyo líder, Alberto Garzón, me merece respeto y, no sé si decir, admiración.

En cualquier caso, no fue posible no votarles. Primero, en Andalucía eran las víctimas de los pittbulls mesetarios de su propio partido y, evidentemente, les voté. Luego en esas mismas elecciones andaluzas, surgió VOX con lo que las generales siguientes serían unas elecciones históricas si el fascismo, descarnado y no enmascarado en respetables siglas, conseguía llegar al Poder, aunque fuera en coalición. Presionado al máximo por todo bicho viviente cercano y también medio convencido de que no podía votar a PACMA en estas circunstancias tan trascendentales, voté a Amado Líder y a sus muchachos/as. Con el asco de votar a un bully y a sus amigos bullies Pablete y Juan Carlitos. Pero les voté.

Y aquí nos hallamos. Amado Líder suplicando un ministerio (MAL) y Ken tratando a Unidas Podemos como basura (PEOR). Una repugnancia dual se me forma entre los ojos cada vez que los veo forzar una mueca el uno frente al otro. Ken rebaja mi voto y el de millones de personas como yo a la categoría de escoria social izquierdista (izquierdista es algo que ni él ni su partido son, evidentemente) y Amado Líder, loco por un ministerio, se arrastra ante Ken en vez de renunciar a formar parte de un consejo de ministros lleno de pesoístas traidores y obligarle a hacer ciertas políticas sociales y económicas si quiere el apoyo. Y si no, que se vaya a la mierda. Que haya elecciones. Somos millones los que jamás votaríamos a PSOE. ¿Qué va a sacar 10 diputados menos Unidas Podemos? ¿Y qué? ¿Merece esa cifra el arrastrarse por las reuniones con Sánchez, Lastra, Ábalos (que siempre parece haberse acabado de comer un pobre lechón) y todo el que aparezca por ahí para escupir a los votantes de Unidas Podemos (por mucho asco que sintiera, soy uno de ellos) despreciándonos sin entender, como cretinos neandertales, que necesitan esos 42 diputados y que si no su victoria electoral no valdrá para absolutamente nada?

Yo digo que no necesito para nada dos ministerios. Que los necesita Amado Líder, que ya ha demostrado estos dos últimos años, la persona que es. Un bully que aplastará a cualquiera que piense distinto dentro de su partido y que se arrastrará como una serpiente para mendigar ministerios al jodido Ken. Asco profundo me dan, pero sé perfectamente quién es más imbécil de los dos.

Imágenes:

“tom_and_jerry_cartoon-5402” by momokacma is licensed under CC BY 2.0 Copy rich text

“Ken Crystal 1983” by Freddycat1 is licensed under CC BY-SA 2.0 

“” by Diari La Veu is licensed under CC BY-NC-SA 2.0  (Amado Líder alentando a las masas)

Imágenes: