Poli malo y poli mala: la nueva táctica de negociación del PSOE

Hemos visto en tantas películas y series lo del poli bueno, poli malo que asombra la capacidad de la dirección del PSOE para ni siquiera respetar un poco ciertos principios básicos que se dan en todo interrogatorio y también, por extensión, en ciertas negociaciones en las que dos entes del mismo bando tienen una actitud disimilar con la intención de ganar y ganar: por una parte se gana porque se va a llevar a cabo el acuerdo o negocio y por otra se gana porque se realizará en las condiciones más ventajosas para el bando que defienden.

Bueno, pues en el tema dela investidura de Pedro Ken Sánchez como nuestro querido presidente, el PSOE ha inventado una nueva táctica de negociación: se trata de mandar a la mierda la zanahoria y probar la táctica del palo-palo.  Poli malo y poli mala. Con dos cojones y dos ovarios.

La táctica del palo-palo consiste en que los dos polis pesoístas de esta historia, Pedro y Carmen, se dedican a hinchar a hostias a los perroflautas rojos comeniños de Podemos e IU, a la sazón, Unidas Podemos. Y, por extensión, a todos sus votantes.

Es una táctica nueva por lo que no se sabe con certeza su nivel de eficacia. De momento está sirviendo para que gente como este alter ego mío llamado Charly Beteta, que estaba a medio metro de mandar al carajo a Unidas Podemos cansado del ego elefantiásico de Pablo Iglesias y de su legión de pelotas rastreros, esté ahora a partir un piñón con mi Amado Líder de Galapagar.

Mi puto líder con su amiguito de nombre también Pablo, que se estaba rascando los cojones mientras allí estaba Carmen Calvo con un par de coleguis en aquel hotel. Imagino a esos camareros del hotel cuchicheando que a la vicepresidenta le habían dado plantón mientras imagino a Pablo Echenique buscando imágenes de Pablo Iglesias en google en las que no se notase demasiado ese almohadillado que rellena las mejillas de algunos con el inexorable paso del tiempo y de la manduca por el buche. Una tarde cualquiera para el buen Echenique, peón fiel donde los haya.

Pero también el cretino de Echenique es mi hombre. Mi amiguito del alma, sin trajes corruptos de por medio. Porque si tocan a nuestros mierdas, nos tocan a todos. Al fin y al cabo, con asco, con esperanza o con inercia hemos votado a Unidas Podemos y vemos tres meses y medio después que el poli malo y la poli mala se cagan en nosotros día sí y día también, tristes como están porque su Albert neoliberal y ultranacionalista no les quiera. Y lo más grande de todo es que Albert no les quiere por rojos. ¡Rojos Pedro Ken Sánchez y Carmen No, Bonita, no Calvo!

¡Rojos Ábalos y Borrell! ¡Santa Madonna!

Y ahora piensan estos que se cagaron en dos Pablo Iglesias distintos que igual es mejor ir a nuevas elecciones porque les van a votar más. Pero no entienden los cenutrios traidores que otra puñetera vez dependerán de Unidas Podemos para gobernar. A menos que ocurra lo de siempre. Que la banca siempre gana y, al final, Albert con cara azorada y después de haber mentado, no ya las madres, sino las abuelas de todo el PSOE, firme donde Pedro J le indique y sea la traición ya consumada en su versión más abyecta.

Entonces, poli malo y poli mala sonreirían con fruición, les enseñarían a Inés Arrimadas desde qué despacho nos llamará fascistas a todo bicho viviente y todo habrá acabado. Por fin.

Imagen destacada de Creative Commons: “‘Full Metal Jacket’ Lee Ermey” by VDO Vault is licensed under CC BY-NC-ND 2.0  Pero sin duda el Sargento Hartman era mucho más gracioso y agradable que Ken y No, bonita, no.