Hay, se dice, un 50 por ciento de interinidad en la sanidad pública española. La mitad de los aplausos aquellos de las ocho de la tarde eran para sanitarios interinos. Médicos, enfermeros, auxiliares… Varias veces pensé, sabiendo como sabía que la cuestión interina estaba sobre la mesa del gobierno, cuánto tardaría el susodicho en pegarle una patada en el culo a todos esos sanitarios que se estaban jugando el ídem cuando la mayoría estábamos parapetados en nuestras casas.

Los sanitarios interinos se jugaban el pellejo para salvar a los padres y los abuelos de quienes iban a echarles unos meses después. Así se escribe la historia de este país. Así se escriben los hechos de los “gobiernos progresistas” cuando se trata de actuar sobre sus propios trabajadores. Porque es más fácil decirle a los demás lo que tienen que hacer que predicar con el ejemplo. En el caso de los trabajadores interinos de las administraciones públicas del Reino de España, el gobierno está actuando con la libreta del neoliberal más acérrimo. Pareciera que han llamado a los neocon de la Escuela de Chicago para preguntarles qué hacer con los interinos, porque Europa ya está harta de que España la chulee y se supere el 8 por ciento aceptado y aceptable por la UE todos los años. Y en algunos sectores, como el sanitario, el cincuenta por ciento. En Educación, el treinta. Toma ya, Europa. Nosotros no hacemos el Brexit. Nosotros hacemos lo que nos da la gana.

Pero hete aquí que ya el gobierno del PSOE más Unidas Podemos ha decidido que sí, que esto ya está pasando de castaño a oscuro y que hay que reducir el porcentaje de interinos igual que lo decidió el gobierno de Rajoy en 2017 con aquel Acuerdazo con los sindicatos (si es que se les puede llamar así) CCOO, UGT y CSIF, los que están presentes en la Mesa de la Función Pública aunque no les vote a algunas de estas fuerzas sindicales ni sus familiares.

Al igual que aquel gobierno con aquel Acuerdazo, lo primero que hace este gobierno y el Ministerio de Administraciones Públicas es manipular la información, en el mejor de los casos, y mentir, en el peor de ellos. Así que lo primero que sale es que se van a hacer fijos a más de medio millón de interinos. FALSO. Que se les va a pagar una indemnización a quien no apruebe el examen. FALSO. Que se van a estabilizar a los trabajadores. FALSO. Todo mentira. Y los periodistas (si es que se les puede llamar así) tragan. Si les mandan una nota de prensa diciendo que Papá Noel y Superman van a estar firmando su nuevo libro dual en la FNAC de Callao, allá van ellos y lo reproducen. Sin preguntar, sin informarse, sin filtros, sin nada. Ahí va. Que lo han dicho “fuentes oficiales”. Que son declaraciones del Ministro Iceta.

No. La verdad sobre los interinos españoles (perdonen el masculino genérico) es esta:

  • El Gobierno de España ha hecho un Decreto Ley llamado 14/2021 de 6 de Julio para obligar a que salgan a concurso-oposición todas las plazas que actualmente están ocupadas por personal interino.
  • El Gobierno de España ha firmado con los sindicatos (si se les puede llamar así) CCOO, UGT y CSIF un acuerdo para que todas las plazas ocupadas por interinos salgan a concurso-oposición.
  • El Gobierno de España quitará la plaza a la administración que no saque a concurso-oposición dicha plaza. O tiene un funcionario la plaza o nadie la tendrá.
  • El Gobierno de España NO garantiza ningún tipo de derecho al personal interino sin importar cuánto tiempo haya estado trabajando para la administración pública.
  • El Gobierno de España obligará a pagar indemnizaciones a razón de 22 días por año trabajado (pero solo hasta 12 mensualidades) a quienes no aprueben el concurso-oposición y, como consecuencia de ello, acaben en el paro.

No está nada mal lo de 22 días por año. Es más que el despido libre, pero mira, si tienes diez años a un trabajador y luego lo despides y solo tienes que pagarle 220 días (ya luego quitamos el complemento de aquí y la paga extra de allá y queda todo más afinado, que decía el otro) pues no creo que vayan a poner el grito en el cielo la muchachada seguidora de Milton Friedman, es decir, los neoliberales más ultras.

Ahora vamos a los casos individuales. Casos que conozco de primera mano. Hablamos de E. Y para que no sea tan frío le pondré Emilia, aunque el nombre real sea otro que también empieza por E.

Emilia empezó a trabajar en un ayuntamiento de la provincia de Cádiz hace 22 años. Hizo una oposición, pero en realidad era una oposición para trabajar, no para ser funcionario. En fin, poco importa lo que sucediera en 1999 porque lo que sí es seguro, y ojo al dato que decía JMG, NO HA HABIDO NINGUNA OTRA OPOSICIÓN para la plaza que ocupa desde aquella. Emilia tenía 30 años en aquel entonces, cuando estuvo un año entero estudiando para el examen que aprobó y que finalmente le permitió trabajar desde entonces en ese ayuntamiento. Ahora tiene 52 años.

Solo hay que ver a Iceta para saber que tiene una salud de hierro, pero no sucede lo mismo con el común de los mortales. El común de los mortales es capaz de preparar unas oposiciones con 30 años, pero se le hace una montaña más difícil de escalar que el Tourmalet si le dices con 52 años que el que año que viene se juega su futuro laboral con varios exámenes con un temario del grosor de una biblia y que si lo suspende, no se preocupe, que se le pagan 264 días de sueldo aparte de que puede cobrar el subsidio por desempleo dos años. Luego ya se busque usted la vida, Emilia, que tampoco le va el estado a resolver sus papeletas. En fin, con 55 años y tras 23 años en la administración local seguro que están las empresas de su pueblo locas por contratarle.

Tenemos luego a Inés. Otro caso conocido. Otro ayuntamiento andaluz, este de una ciudad grande. En su concejalía sí que han salido plazas. Exactamente unas diez en los últimos quince años (40 más hay ocupadas por personal interino). La última vez aprobó todos los exámenes a pesar de contar con 53 años, dos niñas pequeñas, padres ancianos, etc. En el último, prueba oral, se la cargaron. No era del partido correcto. Había tres plazas para cien o doscientos candidatos y ninguna de las tres fue para ella. Siga rascando. ¿Que podían haber sacado 43 plazas en vez de 3? Sí, claro, pero es que las otras 40 son de una empresa externa, a ver si te crees que los ayuntamientos de ciudades grandes no son lo suficientemente listos como para no haber aprendido lo que significa “externalizar” los servicios.

De los interinos docentes, qué decir. Este año han trabajado en localidades con más de mil y hasta más de dos mil casos de covid por cien mil habitantes con unas condiciones que no ha tenido nadie en todo el país (por supuesto, las mismas que sus compañeros funcionarios docentes, pero este texto va sobre interinos). Nadie ha tenido a tantísima gente tan cerca cada día desde que empezó la Pandemia. Desde luego, no en las Delegaciones Territoriales de las distintas Consejerías, donde para entrar había que pedir cita previa. Curioso cuando esos docentes que irán en masa a la calle en breve caminaban por pasillos con cientos de adolescentes a centímetros mucho de los cuales, como es fácil imaginar, usaban mascarillas menos útiles que servilletas o mascarillas útiles que le cubrían solo la garganta. Y en clase, igual. Con peleas para que las ventanas estuvieran abiertas en invierno al tiempo de pasar un frío terrible dando clase con bufanda y abrigo y hasta con gorro. “He visto cosas que nunca creeríais”, que decían en Blade Runner. Por supuesto, la puerta abierta para que hubiera corriente, que te salvaba del covid, pero no de la pulmonía.

¿Cuál es el premio para estos chicos y chicas que se han esforzado tanto? Se lo diré: aprobar lo plaza o irse al paro. En este caso, y ya que no hay suficientes docentes para reemplazar a todos los interinos de España, los que estén en la parte superior de la bolsa (sea ésta ordenada con los criterios de cada comunidad) podrán sustituir a los funcionarios de baja o que se jubilen durante el curso. Es decir, algunos de ellos seguirán trabajando aunque lo harán un mes aquí y dos meses allí. Que no se quejen. Miren al pobre Iceta lo mucho que cambia de puesto. Estaba de candidato en Catalunya, luego de Ministro de Administraciones Públicas y ahora de Ministro de Cultura y Deporte, aunque no pasó de primero en la facultad y sobre el Deporte… Sobre el deporte, como dijo el Selu, “me voy a callá”.

Que espabilen. Ahí están estas oposiciones masivas de 2020 realizadas en este verano con un montón de plazas desiertas y un montón de suspensos. Es que no estudian estos vagos. Está claro que Iceta se hubiera preparado cada dos años las oposiciones docentes de forma que solo viviría un año de cada dos hasta sacarse la plaza. Se le nota; se nota lo esforzado que es el hombre.

Pero quisiera terminar por donde empecé: los interinos sanitarios. Los que estaban allí para recibir a los enfermos de covid sin saber si ese turno les iba a costar la salud o la vida. Los que estaban dando la cara mientras tantos estábamos a salvo en casita. Cuando los mismos que han hecho este Real Decreto y que han firmado ese nuevo Acuerdazo vergonzoso le llevaban a sus ancianos padres y madres porque no podían respirar. Los que tenían bolsas de basura para protegerse del covid. Esos interinos. Pues como los demás, como todos: o te sacas la plaza o a la puta calle. Esto se llama progresismo. No quiero imaginar qué habría pasado a los trabajadores interinos de España con Pablo Casado de presidente y Santiago Abascal de vicepresidente (de hecho, no quiero imaginar eso en general). Con Espinosa de los Monteros como Ministro de Administraciones Públicas. Sí, eso creo. Y así de triste es reconocerlo: que habría pasado lo mismo. Que habrían solventado el fraude de ley hecho por los sucesivos gobiernos españoles del mismo modo: sáquese usted la plaza o váyase al paro y si tiene 55 años, su problema es. Y si ha aprobado ya las oposiciones tres veces, pues problema suyo es no haber conseguido plaza.

Esto es el Icetazo (lo que el Gobierno de España ha diseñado para acabar con la interinidad en las administraciones públicas) y no más: los interinos españoles son de usar y tirar.

Váyase al paro y deje de molestar que se está estupendamente en el sillón ministerial y están estupendamente los líderes sindicales de CCOO, UGT y CSIF en sus sedes respectivas.

Participa en la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: