Se hizo famosa durante la primera campaña electoral a la presidencia de Bill “el sexo oral no es sexo” Clinton la frase “es la economía, estúpido”. En realidad, según la siempre útil wikipedia, no era un eslogan de campaña sino una línea maestra marcada por el director de campaña para olvidar la política exterior donde el rival de Clinton, Bush Padre, había visto caer de maduro a su gigante enemigo, la URSS.

En cualquier caso, me sirve la frase como marco de otra que me parece mucho más interesante: “¡Es la sanidad, estúpidos!”.

Se ha demostrado en este mes y medio que, sin duda, es la sanidad. Porque nos importa tres pepinos que Messi sea capaz de cosas imposibles. Nos importa un comino que Rafa Nadal vuelva a ganar o no un grand slam o que Pau Gasol se recupere y pueda jugar los Juegos Olímpicos o no. Buena suerte a esos muchachos, pero si se tiene dos dedos de frente, a día de hoy, nos importa más que las UCIs de los hospitales no estén presionadas, que los sanitarios estén bien equipados y que puedan desarrollar su trabajo sin pensar, por un momento, que podrían morir en el empeño.

Ahora mismo, a cualquier persona con un mínimo de inteligencia (que en este país no son, ni mucho menos, todas) le importa más si hay enfermeros suficientes en el hospital que pudiera corresponderle si enferma que cualquier otra cosa que era – o parecía ser- absolutamente imprescindible a comienzos del mes pasado. Quien dice enfermeros dice médicos, respiradores, EPIs para sanitarios, etc.

Una auxiliar de clínica tiene más importancia que todas las películas de Quentin Tarantino y, por supuesto, que el propio Quentin Tarantino.

Cuando todo era felicidad neandertal a nuestro alrededor, se pensó que la sanidad era un lujo que había que pagarse aparte. Entre funcionarios y clientes individuales, la sanidad privada tiene un peso muy relevante en España. Lo tiene porque se estaba abandonando la Sanidad Pública de tal forma que alguien que se sintiera enfermo y necesitara una prueba y a quien le fijaban dicha prueba para dos meses después, echaba mano de sus ahorros, grandes o pequeños, porque nada hay más importante que la salud. Absolutamente nada. Y nada hace más pueblo a un pueblo que puede sentirse orgulloso de su sanidad pública. Que le den al fútbol, al baloncesto, al tenis y a todos los logros deportivos que no valen para una puñetera mierda a la hora de la verdad.

Esta es la hora de la verdad. Y ahora no importan cuántos mundiales de fútbol, de baloncesto o cuántos Gran Slams hayan ganado los tenistas patrios. No sólo no importan. Es insignificante. Lo significante, lo que de verdad importa, es si vamos a seguir vivos y si van a seguir vivas las personas que queremos. Y eso se consigue con sanidad. Sanidad para todos. De calidad.

Nuestro Messi ahora son los que están investigando para una cura y una vacuna. Y cuando encuentren esa cura y/o esa vacuna (como todos queremos), no volverá a ser Messi nuestro Messi. Al menos, no el mío. El mío será (porque ya lo era) el investigador que seguirá necesitando fondos para investigar sobre el cáncer o sobre las enfermedades autoinmunes o sobre las enfermedades raras que, valga el oxímoron, cada vez son más comunes. Mi héroe será esa doctora que opera a corazón abierto o ese auxiliar de clínica que limpia a ese enfermo que podría ser yo. Imprescindible será esa internista que acierta con el tratamiento adecuado para salvar la vida de esa persona que se debate entre la vida y la muerte en una UCI.

Por eso digo lo de antes. Si queremos invertir en algo que de verdad es relevante, algo que de verdad importa y algo que no solo nos va a alegrar la vida sino que va a impedir que nos la arrebaten, “es la sanidad, estúpidos”. Es la sanidad pública. Y tiene que ser de calidad, tiene que ser rápida y tiene que ser para todos y todas.

Imagen de Creative Commons. Autor: ec-jpr

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: