Ahora somos todos hermanos. Amamos a Pedro, amamos a Carmen Calvo y Ábalos ya no parece haberse acabado un lechoncito sino que parece que acaba de almorzar en un vegano. Todos hermanos. Tendremos que obviar todos los feos, las palabras envenenadas, los mensajes manipulados, el señalamiento como chusma (“chusma selecta somos”, decía el gran Juan Carlos Aragón) y el insomnio que provoca el rojo cuando rojo ya no eres (si es que alguna vez lo has sido).

Asco profundo he sentido por Pedro Sánchez y el PSOE estos meses pasados, pero cómo será la cosa al otro lado del mapa político, que estoy dispuesto a olvidar todo y a no pensar en la puñalada trapera que vendrá. Porque vendrá y si no que le pregunten a la IU andaluza, que quedó por los suelos, desangrada, exhausta, machacada, señalada y vilipendiada después de haber gobernado junto al PSOE tres años.

Pero cómo será la cosa que sabiendo todo eso, yo y millones de personas más que votamos a Unidas Podemos decimos sí, Pedro, ven, quiéreme, abrázame, qué colonia más jodidamente buena gastas, amorzote.

¿Pero cómo es esa cosa?

Pues es lo de siempre. Ya lo contó bastante acertadamente Elisa Beni el otro día. La derecha española piensa que España le pertenece, que España es suya (hasta yo lo pienso a veces) y que la izquierda gobierne España es un hecho aberrante que merece la respuesta más enérgica posible, en este caso, hablar de gobierno golpista, terrorista, traidor de España. Ese es el discurso de los tres partidos de la derecha española: PP, VOX y Ciudadanos, por orden de diputados obtenidos.

Entonces para aclararnos: ¿somos terroristas las personas de izquierdas por ser de izquierdas? ¿Somos golpistas? ¿Somos traidores? ¿Traidores a qué? A los designios de un dictador genocida que nada temía más que el desmembramiento de España y así se lo hizo saber a quien él eligió como su sucesor, Juan Carlos de Borbón.

Vivimos unos tiempos realmente terribles. La ultraderecha crece en todos los países y la derecha supuestamente moderada los abraza como compañeros de viaje. Ortega-Smith es un demócrata y Rufián un terrorista. Ese es el nivel. Junqueras en la cárcel por más que digan los tribunales europeos. Los Jordi en la cárcel por más que su delito fue subirse a un coche con un megáfono.

El odio gigante de la derecha española por todos aquellos que no pertenecen a la derecha española se hace visible en momentos como este. No quieren hablar. Quieren encarcelar al igual que hace 80 años no querían hablar sino matar, ejecutar, fusilar. O dejar al disidente en una cárcel espantosa sin comida ni cuidados médicos para que muriera a lo Miguel Hernández, que dicen que no fue asesinado como Lorca, pero en la práctica sí fue asesinado o, si lo prefieren, expuesto a la muerte para que ésta lo recogiera.

Por tanto, si lo que tengo enfrente son hienas que buscan morderme hasta hacerme desaparecer – real o metafóricamente-, es lógico que me abrace a Pedro. Pedro no me quiere. Pedro me desprecia, pero en principio, Pedro no quiere encarcelarme, tildarme de terrorista, llamarme golpista. De hecho, eso le dicen a Pedro y con eso amenazan a Pedro por llegar a un acuerdo por su izquierda (que debería ser lo más lógico del mundo si el PSOE se considera un partido de izquierdas).

Pero no sólo se trata de los políticos y políticas del PP, de VOX y de Ciudadanos en lo que a las hienas se refiere: ahí están Felipe González y Alfonso Guerra y a todos aquellos compañeros de su partido que se unen a ellos para boicotear. Ahí están los Revilla y las Oramas. La CEOE, la Iglesia Católica, toda la prensa derechista española, que es la mayoría.

Un tremendo pelotón con una cuota de poder mayor que el que derrocó y mató a Allende en 1973. Y eso me viene a la cabeza cada vez que gobierna la izquierda real. En este caso de modo más testimonial que efectiva, pero no sé si las hienas pararán a pensar qué sucede o buscarán la carne roja hasta ver la sangre roja y asegurarse que cae al suelo la suficiente como para que el cuerpo en cuestión no vuelva nunca a poder levantarse.

Así que sólo me queda por decir “Pedro, hermano, abrázame a mí también.”

Imagen destacada: “Lorca/77” by Xpectro is licensed under CC BY-NC-SA 2.0  en Creative Commons

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: