Pedro, los hombres como tú le han fallado al pueblo siempre.

Pueblo hay. Tal vez tú no lo sepas allá en tu Falcon a punto de conocer a rockeros de fama mundial y haciendo bromas con tus personas cercanas (jamás me atrevería a decir amigos) sobre lo bien que lo hiciste. Fuiste presidente con 85 tristes, patéticos y ridículos diputados. Hablo del número. Luego ya cada cual se define con sus hechos y palabras. Presidente del gobierno de España. Toma ya, el tío.

Luego fuiste a elecciones siendo ya presidente gracias a Unidos Podemos que te hizo todo el trabajo en las bancadas donde tu presencia no causa, precisamente, furor, ni siquiera simpatía. Llegó aquel abril y conseguiste 123 diputados. Números de Almunia realmente, pero suficientes para gobernar con el apoyo de Unidas Podemos, ERC y PNV. Habíamos ganado. La izquierda había ganado.

 Qué noche más agradable aquella, Pedro. El PP había caído tanto que estaba a una patada de desaparecer. Y aunque VOX había conseguido superar la veintena de diputados, su resultado estaba lejos de sus sueños más húmedos.

Era primavera. Se oyó “con Rivera no” y se te heló la risa, pero actuaste, como siempre, haciéndote el sueco. Sé que no te gustó, pero eran las bases, tus afiliados y simpatizantes.

Era primavera y todo era posible. Dijiste que mejor se esperara al resultado de las elecciones de mayo. No había ninguna necesidad de ello, pero querías ir poco a poco. Pasó mayo. Y luego el esperpento.

No voy a relatar el esperpento. No voy a hablar de tus mentiras, las de Carmen Calvo, las de Adriana Lastra, las de Ábalos. Meteos las mentiras en el orto. No quiero volver sobre ellas. Fuisteis todo lo traidor que cabía esperar cuando se os conoce un poco. Para vosotros y para vuestros espejos.

Sólo quiero decirte, Pedro, presidente en funciones, que si el trifachito gana el domingo, si tenemos que sufrir a la extrema derecha los próximos cuatro años, deberías irte de España y no volver más, del mismo modo que en algunas culturas aquellos que causaban vergüenza en su familia tenían que irse para siempre.

No es que seamos familia. Yo ya sé que pueblo no eres. Yo ya sé que acabarás en algún infecto consejo de administración de alguna infecta empresa que necesita favores políticos ahora y los pagará más tarde.

Pero hazme el favor de irte lejos si aquí nos dejas la ultraderecha.

Y hazme el favor de saberte indeseable aunque el lunes puedas ser presidente.

Imagen destacada:

“Valle de los caidos” by Neticola is licensed under CC BY-ND 2.0 

cc-icon
by license icon
nd license icon

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: