Otra vez el PSOE ha traicionado a la izquierda. Lo empezó a hacer en Suresnes cuando Felipe González se escandalizó porque el partido en el que había ingresado años antes fuera marxista, que es básicamente por lo que se llama, aún hoy, socialista.

En 1982, el PSOE arrasa en las elecciones generales. Catorce años estuvieron al frente del país en los que se pueden observar algunas luces y sombras terribles como el GAL, la corrupción y dos huelgas generales de masivo seguimiento por torcer ya a finales de los 80 todo lo que podía considerarse de izquierdas de aquel PSOE.

Desde 1996, cuando el PP gana las elecciones por muy pocos votos, el PSOE sólo ha tenido un presidente de gobierno salido directamente de unas elecciones generales, José Luis Rodríguez Zapatero.

En 2018, el PSOE volvió a tener un presidente del gobierno, Pedro Sánchez Castejón. Fue así porque tras la sentencia del Caso Gürtel en el que se demuestra la profundidad de la corrupción dentro del Partido Popular, Unidas Podemos (entonces Unidos Podemos si no recuerdo mal) maniobró con el resto de partidos que podían apoyar una moción de censura para que Pedro Sánchez fuera presidente.

No parece que Pedro Sánchez hiciera nada para ser presidente salvo dejar que Unidos Podemos negociara con una multitud de partidos y fuerzas para que votaran a favor de Pedro Sánchez -cuyo partido contaba con la pírrica cantidad de 85 escaños- en la moción de censura, tal como finalmente ocurrió.

Un año después, en las elecciones generales, el PSOE de Pedro Sánchez consigue 123 escaños por los 42 de Unidas Podemos. Los titulares son que la izquierda ha ganado las elecciones y los correligionarios del PSOE le gritan a Sánchez “con Rivera no”, que era evidentemente un con “Unidas Podemos sí” porque por mucho que estuvieran disfrutando la victoria, podían entender que con 123 diputados no se es presidente a menos que cuentes con otros partidos con cierta representación parlamentaria.

Lo primero que hace Sánchez es anunciar que hasta después de las elecciones municipales y de algunas comunidades autónomas de mayo no se iba a negociar nada. ¿Por qué? ¿Qué razón lógica había para ello si pasara lo que pasara en esas elecciones el PSOE seguía con 123 escaños? Todo el mundo pareció ver eso muy lógico y normal. Pero lo que estaba pasando es que se estaba perdiendo tiempo. En cualquier caso, desde las elecciones municipales y autonómicas de finales de mayo hasta la sesión de investidura aun quedaban casi dos meses. Tiempo suficiente para negociar tranquilamente los apoyos que ERC y Bildu estaban vendiendo baratos y el PNV no lo ponía mucho más caro. Sólo quedaba Unidas Podemos. Con el sí de Unidas Podemos, Pedro Sánchez sería presidente, esta vez después de ganar unas elecciones, y en principio, habría cuatro años de un gobierno progresista en España, apartando, además, la posibilidad de que la extrema derecha de VOX y el extremo centro de Ciudadanos gobernara con la derecha del PP.

Entonces, después de meses y meses sin pedir un solo apoyo, el PSOE parece acordarse de que necesita a Unidas Podemos y les llama para negociar. Faltaban ya días para la investidura.

Lo primero que hace el PSOE para “seducir” a Unidas Podemos es decirle que su líder no va a ser ministro ni vicepresidente. Que no lo quieren en el Consejo de Ministros. Eso es lo primero que hacen. Pablo Iglesias, que parecía encantado de ser vicepresidente o, en su defecto, ministro, se echa a un lado cuando ve que él es el señalado como el problema.

Una vez apartado Pablo Iglesias, el PSOE propone a Unidas Podemos una serie de competencias y ministerios que suponen el 3% del presupuesto del Estado Español. Recordemos que los votos de Unidas Podemos son 3,7 millones y los del PSOE 7,5 millones. Mis cuentas son que se trata de algo menos de la mitad de los votos y un tercio de los escaños. No es exactamente que Unidas Podemos tuviera seis diputados para llegar a una mayoría con una amplísima victoria del PSOE. Por no decir, que Unidas Podemos arrastra otros votos (ERC, Compromís…) que son esenciales para llegar a los 176 diputados.

Luego, el desastre. Carmen Calvo tratando a Unidas Podemos como lo que estoy convencido que fue siempre su intención: démosles a los niñatos unas cuantas chucherías y que dejen a los respetables adultos como yo ocuparse del país.

Pues bien, “los niñatos” no se conformaron con ser tratados como estúpidos y pidieron competencias para cambiar las cosas. Cuando Carmen Calvo y su jefe se dieron cuenta de que su estrategia de ir de listos, sobrados y arrogantes no funcionaba fue demasiado tarde para cambiar porque las dos sesiones de investidura se echaron encima. Todo por no empezar a negociar dos meses antes. Todo por pura arrogancia y pura traición a la idea de un gobierno de izquierda pues no hay que olvidar que Pedro Sánchez llevaba semanas casi suplicando a Albert Rivera que le apoyara “para no tener que apoyarse en fuerzas independentistas”, aunque lo que de verdad quería decir era “para no tener que apoyarme en esos rojos de Unidas Podemos”.

Y ahora lo mejor: el PSOE considera caducada su oferta de gobierno de coalición (recordemos que estuvo semanas antes de sentarse a negociar negando que ese gobierno de coalición pudiera existir) para septiembre. Ya no está esa oferta sobre la mesa. ¿Por qué? ¿Tenía mahonesa la oferta y ya se ha puesto mala? ¿Qué razón lógica hay para que lo que vale a finales de julio no vale a principios de septiembre?

La razón es muy sencilla. El PSOE no quiere gobernar con la izquierda aunque ésta solo dirija ministerios menores. Quiere ser apoyado por Ciudadanos para hacer un gobierno neoliberal o, en su defecto, ir a elecciones en noviembre convencidos de que ganaran. Y seguramente lo hagan. ¿Pero obtendrán mayoría absoluta o una mayoría para gobernar junto al Partido de Revilla? Porque no hay nadie más que le apoye. Ese ha sido su “triunfo”. Ir a una investidura con un solo voto a favor de alguien que no sea del PSOE. Vergüenza debería darles, pero vergüenza no tienen.

Como dijo Krahe, ni es socialista ni es obrero. Español solamente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: