Nota: nivel de spoilers bajo, pero alguno puede haber caído.

Viendo Por Trece Razones uno empieza a pensar si no nos habremos ido a la mierda definitivamente como puñetera civilización, era, edad o lo que mierda se quiera poner de etiqueta para hablar de estos tiempos tan jodidos que vivimos.

Habrá quien piense viéndola que las cosas que ahí se narran suelen suceder en el Estado de Yanquilandia, donde la infelicidad cotiza bien alta en Wall Street y donde, no olvidemos, de vez en cuando aparece alguien en un centro educativo con un rifle automático y siega la vida de decenas en unos minutos.

Para nuestra intranquilidad, la serie trata de por qué se suicida una adolescente a la que le han hecho bullying, que es algo que ha sucedido en Españistán varias veces en los últimos años. No sé si también habrá matanza porque aún no la he acabado. Desde luego, hay dos amiguetes en la serie que parecen bastante basados en Dylan y Eric, los pioneros del asunto en un día de canción del año 1999, en el Instituto de Columbine.

Los personajes de la serie están absolutamente clavados en personajes que podemos observar cada día, no sólo en los institutos sino en cualquier ámbito.

Está el puto rico pijo que piensa que el mundo y todo lo que en él hay le pertenece. Para eso es rico, joder. Si no, ¿qué sentido tendría serlo? Los intocables, los que pueden hacer lo que les venga en gana con todo y con todos. ¿Conoces el texto de Galeano de “Los nadies? Bueno, pues esta gente son justo lo contrario.

Está el deportista de vida perfecta que no quiere que el roce con “los imperfectos” pueda salpicarle en modo alguno. Se entiende que su meta es el deporte profesional. Su objetivo, que nada se interponga en su objetivo (por supuesto con una mamá que piensa que su ricura jamás podría hacer daño a nadie).

Está el hipócrita (en realidad, en la serie, el noventa por ciento de los personajes son hipócritas) que hará lo que sea para seguir pareciendo perfecto a los ojos de su papi, ministro de dios, y del resto de personas, pero engañar a todo el mundo todo el tiempo es bastante difícil y a veces te salpica la mierda o la pintura hasta teñirte entero.

Está la niña perfecta lesbiana que no quiere que nadie sepa que es lesbiana (curiosamente, sus padres adoptivos son dos hombres gays) y que hará cuanto esté en su mano para que ese secreto no se revele pues piensa que será objeto de burlas y quién sabe si perjudicará su futuro el ser homosexual.

Está el guapito de familia disruptiva que enamora a cuanta jovencita se le cruza en el camino mientras vive un drama brutal de puertas para adentro.

Está el super maduro que se pone a repartir candela a poco que algo le enfade, las animadoras que ya están hartas de animar, el que hace fotos todo el rato y recibe un nivel de bullying diez veces mayor que el de Hannah, el que hace la revista del instituto, el que no encaja ni con los “guays” ni con los “losers”, la tatuada que pasa de tanto imbécil, el orientador que habla como si acabara de despertarse (y sí que parece dormido el cabrón, al menos metafóricamente), el director al que le importa todo un carajo excepto su culo y, por supuesto, los padres de todos los anteriores. Y los dos protagonistas: Hannah Baker y Clay Jensen.

En un mundo perfecto (no hago spoilers porque esto se sabe desde el minuto uno), Hannah Baker y Clay Jensen se habrían enamorado perdidamente. En este mundo en el que vivimos, Hannah Baker se suicida harta ya de que quienes le rodean la traten como mierda y sin entender de qué va este mundo (y ya de paso sin entender que los micromundos que vivimos como niños y como adolescentes no son los micromundos que vivimos cuando podemos elegir a donde ir cada mañana) y el pobre Clay se queda en shock porque no entiende por qué Hannah

  1. se ha abierto las venas
  2. Lo ha hecho antes de que él diera el paso que por imbécil no dio meses antes. Cuando ella estaba viva.

Probablemente, porque han absorbido lo peor de la sociedad en la que viven y se dedican, como muchos de sus padres, a salvar el culo y salir a flote aunque sea a costa de hundir a las y los Hannah Baker de este mundo. Y ser masa. Y ocuparse de que la masa no se revuelva contra ellos.

Pues sí, Hannah abandona a tanto mediocre y se larga hacia la nada, pero antes de eso (y esto también se sabe en el minuto uno) deja una serie de cintas (de las de toda la vida) en la que explica quién le ha hecho daño (por acción u omisión) para tomar tan drástica decisión. Este verano le echaré mano al libro en el que está basada la serie.

http://www.thirteenreasonswhy.com/thirteenreasonswhy.html

¿Y qué hacemos los adultos para evitar que Hannah Baker se suicide? ¿Qué hacemos para evitar que se suiciden los niños y adolescentes que se han ido volando de todo el daño que los hijos de otros – no olvidemos esto nunca, LOS HIJOS DE OTROS- les procuraban por solo haber nacido? Ya respondo que no hemos hecho una mierda, pero la pregunta sería si vamos a hacer algo a partir de ahora.

Estos son algunos enlaces con suicidios de adolescentes en esta parte del Océano Atlántico. No hay que irse a ese país entre México y Canadá para encontrar estos casos. Sí, tal vez tu hijo, tu hermano o tu sobrino haya sido uno de los culpables de ese suicidio. Pero no pasa nada, ¿no? Total, tu hijo, tu hermano o tu sobrino están vivos y el otro es el que se ha suicidado.

https://www.lasexta.com/noticias/sociedad/se-suicida-un-nino-de-13-anos-lanzandose-por-un-acantilado-por-un-posible-caso-de-acoso-escolar-en-getxo-video_201906195d09ec0c0cf201155052adcf.html

https://www.elmundo.es/madrid/2019/04/05/5ca64fcffc6c838b218b4675.html

https://www.abc.es/hemeroteca/historico-26-09-2004/abc/Nacional/jokin-de-14-a%C3%B1os-prefirio-la-paz-eterna-al-infierno-cotidiano-de-su-instituto_9623848347808.html

Las autoridades educativas, cansados ya de tanto pésame y tanto lamento, procuraron un protocolo antibullying. ¿Pero nos enteramos en realidad del bullying? ¿Queremos enterarnos? ¿O es mejor pensar que es cosa de niños? ¿Que el acosado provoca también? Claro, a veces habla. Y claro que a veces insulta o intenta devolvérsela a quienes la hacen la vida imposible. ¿Debería ser Gandhi o la estatua de Gandhi acaso?

Las autoridades educativas han hecho el protocolo para que nadie les mire cuando un niño salta al vacío, pero lo que no hacen es interesarse por el ambiente que hay en esos institutos; si hay alumnos cagándose en sus profesores, si hay alumnos haciéndole la vida imposible a otros, si hay directivas haciendo la vida imposible a profesores o defendiendo la posición de los bullies porque los que reciben el bullying no son un problema para ellos; si hay padres que se piensan que los profesores son sus lacayos y que, como escoria social que son, han de hacerles caso en todo lo que ellos decidan puesto que el hecho de haber traído una criatura a este superpoblado mundo les da patente de corso para hacer lo que les venga en gana.

En resumen, ahora mismo se está haciendo bullying en algún sitio cercano a donde estoy. Tal vez, en la casa de al lado, mi pobre vecino – parece buen chaval- está haciendo o recibiendo bullying vía internet. Ahora ya no puedes irte a ninguna parte. Hay dos mundos, el real y el virtual. Y los adolescentes no saben. Y la mayoría de adultos (al menos los que ocupan puestos en los que se podría hacer algo) ni saben ni quieren saber.

https://psicologiaymente.com/forense/carta-diego-nino-suicido-victima-bullying

Si no hacemos algo en en este puto ya, el ritmo de depresión y suicidios se mantendrá o subirá.

#ContraElBullyingToleranciaCero

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: